NUEVA YORK.- El huracán Ida a su paso la noche de este miércoles paralizó prácticamente esta ciudad causando caos, provocando inundaciones, paralización de los aeropuertos, los servicios de trenes, derribo de árboles, y la muerte de siete personas.

Los fallecidos son un niño de 2 años en Queens, dos mujeres de 45 y 48, así como tres hombres de 22, 50, y 66 en el condado de Brooklyn, reporta la prensa neoyorkina.

Por primera vez en su historia, el Servicio Meteorológico Nacional declaró una emergencia por inundaciones repentinas en la Gran Manzana, que ha sido declarada en emergencia por el alcalde Bill de Blasio, al igual que el estado por la gobernadora Kathy Hochul, debido a las graves inundaciones.

La situación se tornó tan caótica esta madrugada que todos los vehículos que no sean de emergencia fueron ordenados a permanecer fuera de las carreteras y autopistas.

El Servicio Meteorológico Nacional registró en una hora 3.15 pulgadas de lluvia en Central Park de esta urbe, superando con creces las 1.94 pulgadas que cayeron en una hora durante la tormenta tropical Henri en la noche del 21 de agosto, que se creía en ese momento que era la mayor cantidad registrada en el parque.