TITULARES

Carrera de motores provoca la muerte de un pastor evangélico y un joven de 19 en Dajabón

 

SANTIAGO DE LA CRUZ, Dajabón, R.D.- El cibernético Bellerdigitial.com reseña con tristeza la tragedia ocurrida en el tramo carretero Santiago de la Cruz Loma de Cabrera, Provincia Dajabón.

Resulta que Pastor Evangélico y un adolescente fallecieron, tanto que una mujer resultó con heridas graves chocados por desaprensivos que competían en carreras clandestinas.

La pareja nativos del paraje Cañongo viajaban en una motocicleta después es una campaña evangelización en Loma de Cabrera.

Mientras que el joven Jansel Rafael Cuevas Peña (Yokito),  de 19 años de edad, quien vivía  en Los Miches, Provincia Dajabón, quien perdió la vida a causa de los golpes y heridas en el trágico hecho.

Trascendió que Cuevas Peña participaba en la carrera clandestina. 

Usaban motocicletas de alta potencia en la carretera que une a Santiago de la Cruz con Loma de Cabrera.

Los muertos son el Pastor Alonso Contreras, de 52 años de edad; mientras que su esposa Fanía Antonia González, recibió heridas graves en el accidente.

La dama fue ingresada a la unidad de emergencia del Hospital Provincial Matías Ramón Mella.  

La mujer herida fue llevada a la sala de emergencias del hospital provincial Matías Ramón Mella, de la ciudad de Dajabón, mientras los cadáveres de Yokito y Contreras a la morgue de ese centro de salud.

Según informaciones las carreras de motores en esa comunidad se han convertido en dolor de cabeza para los comunitarios, ya que la misma se realizan a todas horas del día y la noche, a la vista de las autoridades.

Ante esa situación piden a las autoridades policiales intervenir y evitar que se sigan perdiendo vidas inocentes por estas carreras clandestinas de motocicletas que realizan desaprensivos en la provincia Dajabón.

No hay comentarios

PUBLICA UN COMENTARIO
Sé amable, debemos tratarnos con respeto seas cordial con los demás.
No hagas bullying ni uses lenguaje ofensivo Asegúrate de que todos se sientan seguros. No se permiten los comentarios degradantes sobre raza, religión, cultura, orientación sexual, género o identidad.