TITULARES

Fuerza del Pueblo le entra a Abel Martínez en Santiago; exigen a CC realizar una rigurosa auditoría a su gestión

“Son limitadas e incompletas las pesquisas realizadas a la fecha en en la Alcaldía de Santiago, se deben profundizar las investigaciones aquí y en otras administraciones municipales en la provincia”


El Pregonero, Santo Domingo.- La Dirección Municipal de la Fuerza del Pueblo en Santiago considera que la Cámara de Cuentas debe realizar una rigurosa Auditoría a la Alcaldía de Santiago, ya que las irregularidades y el desorden administrativo evidenciados a la fecha son limitados a una  pesquisa realizada a un departamento y a procesos puntuales, no a la totalidad de la gestión.


La Fuerza del Pueblo considera que los hallazgos de la Cámara Cuentas en su “Informe de Investigación Especial a las Nóminas del Ayuntamiento de Santiago”, aunque revelan escandalosas irregularidades que podrían dar pie a imputaciones penales a los involucrados, la misma es limitada, circunscrita a la Dirección de Recursos Humanos de la entidad, por lo que no revela por si misma todas las posibles irregularidades cometidas en el universo del gobierno municipal de Santiago.

La Dirección Municipal entiende que lo revelado por el citado informe evidencia descontroles administrativos que muy probablemente se hayan constituido en prácticas comunes en toda la entidad edilicia y deberían ser investigados, comprobados y tipificados por las autoridades de control financiero del Estado.

Las explicaciones producidas al respecto por el Alcalde Martínez son insuficientes y no reflejan la voluntad de articular un ambiente de control efectivo de la gestión, por el contrario, su actitud defensiva contribuye poco a la necesidad de rectificar prácticas burocráticas clientelares y populistas que debilitan el fortalecimiento institucional de la Alcaldía de Santiago.

No hay comentarios

PUBLICA UN COMENTARIO
Sé amable, debemos tratarnos con respeto seas cordial con los demás.
No hagas bullying ni uses lenguaje ofensivo Asegúrate de que todos se sientan seguros. No se permiten los comentarios degradantes sobre raza, religión, cultura, orientación sexual, género o identidad.