HIGUEY.- Esta vez debido a la pandemia del Covid-19, la Iglesia Católica conmemora hoy el Día de la Altagracia, sin presencia de devotos presenciales.Es la primera vez en 50 años que eso ocurre en la Basílica.

Los sacerdotes, autoridades y feligreses que asistirán al interior de la Basílica de Higuey, lo hará cumpliendo con el protocolo sanitario contemplado por las autoridades.

Monseñor Jesús Castro Marte, obispo de La Altagracia, explicó que el impedimento de entrada al templo es doloroso pero necesario, ya que hay que garantizar la salud de la gente.

Este 2i  de enero el municipio de Higüey amaneció con poca gente en las calles y la explanada y los laterales de la basílica con ausencia total de personas y vehículos.

Lo que para la fecha de cada año era especie de ¨mar de personas ¨ con promesas a cuesta, ahora es un desierto de silencios que presagia algo grande.

Desde ayer miércoles, muchas personas han estado asistiendo a cumplir  promesas, llevando flores, velones y a cumplir promesas que hicieron a la Virgen María.

Dominicanos y extranjeros hacían el intento de entrar, pero agentes del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur), de la Policía Nacional y municipal lo impedían.

Este año tampoco estará la parafernalia que envuelve la presencia del presidente de la República, cuya presencia es esperada cada 21 de enero y la avanzada se hace cargo de la seguridad de la basílica días antes de la celebración del Día de la Altagracia