https://picasion.com/

Biden también toma la delantera en Pensilvania


Tras una sorprendente remontada, el ex vicepresidente Joe Biden tiene una ligera ventaja en Georgia y también este viernes sobrepasó a Donald Trump en Pennsylvania, lo que lo coloca a las puertas de alcanzar los 270 votos electorales y convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos.

Durante el día, los republicanos vieron con preocupación cómo se esfumaba la ventaja de Trump en Georgia. Cerca de las 10 p.m. del jueves Trump llevaba la delantera por solo 1,900 votos. En la mañana del viernes Biden tenía mil votos más que el presidente gracias al conteo de boletas de la zona de Atlanta.

Ningún demócrata ha ganado Georgia desde que Bill Clinton ganara en 1992.

Durante todo el jueves, Biden también fue acortando la distancia en Pennsylvania, de cientos de miles de votos a solo 18,000.

En Nevada, Biden aumentó ligeramente su ventaja de cerca de 7,600 votos a un poco más de 11,000. Joe Gloria, un funcionario de elecciones de Clark County, dijo que quedan pendientes cerca de 63,000 boletas por tabular y que los resultados no estarían listos hasta el fin de semana. Gloria agregó que el viernes en la mañana podría conocerse el resultado del conteo de alrededor de 51,000 votos.

Biden todavía va delante en Arizona pero su ventaja se ha reducido a cerca de 46,000 votos. AP y Fox News ya declararon ganador a Biden en Arizona, a diferencia de otros canales de televisión y periódicos nacionales.

Biden tiene varias opciones para llegar a los 270 votos requeridos pero Trump, que tiene 213 votos del colegio electoral, necesita ganar en Pennsylvania y Georgia para mantenerse en la pelea. Según las proyecciones de AP y Fox, Trump ya tendría 264 votos electorales por lo que si suma los 16 de Georgia, sería ya el ganador con 280 votos.

North Carolina no ha terminado el conteo pero Trump lleva una cómoda ventaja.

En una breve comparecencia en la tarde del jueves, Biden pidió calma a los estadounidenses frustrados por la incertidumbre alrededor de los resultados.

"No tenemos ninguna duda de que cuando termine el conteo, la Senadora Harris y yo seremos declarados los ganadores. Les pido a todas las personas que mantengan la calma, el proceso está funcionando, el conteo se está completando y lo sabremos muy pronto".

En un mensaje a la nación el miércoles, Biden aseguró que gobernaría como "un presidente americano", no como un presidente partidista.

"Estoy seguro de que saldremos victoriosos, pero será una victoria para el pueblo estadounidense. No habrá estados azules y estados rojos; solo habrá Estados Unidos de América", dijo, en un intento de calmar los ánimos.

Viendo su ventaja esfumarse, Trump repitió en la noche falsas acusaciones de fraude por parte de los demócratas y continuó quejándose del conteo establecido del voto por correo.

"Si cuentan los votos legales, yo gano fácilmente. Si cuentan el voto ilegal, pueden intentar robarnos las elecciones", dijo.

El presidente volvió a insinuar que el conteo de las boletas por correo, consideradas válidas si son enviadas hasta una fecha que fija cada estado, forma parte de un intento de corromper las elecciones para arrebatarle la victoria, y no del proceso normal de los comicios en Estados Unidos.

El día de las elecciones "estábamos ganando ampliamente" en varios estados "y nuestros números comenzaron a reducirse en secreto", dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca en la noche del jueves. "Están tratando de robar una elección, manipular una elección y no lo permitiremos".

Trump prometió que montaría un esfuerzo legal "tremendo" para imputar los resultados, citando supuestas irregularidades en el proceso.

En la medida en que sus opciones de ganar se han ido reduciendo, su campaña ha presentado demandas en cuatro estados (Georgia, Pennsylvania, Michigan y Wisconsin) ya sea para parar el conteo, pedir un recuento o cuestionar el manejo de las boletas. Jueces en Georgia y Michigan desestimaron las respectivas demandas.

"PAREN EL CONTEO" de los votos, escribió Trump en Twitter el jueves.

Desde mucho antes de las elecciones, el presidente Trump dejó claro que no aceptaría fácilmente una derrota. En la madrugada del miércoles, acusó sin pruebas a los demócratas de cometer fraude y cuestionó el conteo de las boletas más allá del día de las elecciones.

Para mayor conmoción, el presidente también se declaró ganador sin esperar al cierre de los resultados no oficiales.

"Esto es un fraude al pueblo americano", dijo desde la Casa Blanca. "Francamente, nosotros ganamos estas elecciones".

Estas acusaciones han provocado criticas inusuales dentro del partido republicano, entre ellas del senador de la Florida Marco Rubio.

"El resultado de la carrera presidencial se conocerá después de que se hayan contado todos los votos emitidos legalmente," escribió en Twitter. "Tomarse días para contar los votos emitidos legalmente NO es un fraude".

Trump logró una victoria rotunda en Texas y Florida, con el apoyo decisivo de los hispanos, y de los cubanoamericanos en el condado Miami-Dade. Pero perdió en estados del llamado "muro azul" como Michigan y Wisconsin, que logró arrebatar a Hillary Clinton en el 2016.

La tensión en el país ha provocado ya algunas protestas a favor o en contra de continuar el conteo de los votos

Obtener Outlook para iOS

SOYDEMAO.COM - NOTICIAS

    DEJA UN COMENTARIO
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies más lnformación