SANTO DOMINGO.-El movimiento de Los Peregrinos de Moca realizó una manifestación en la Plaza de la Bandera para advertir el peligro de que el país sea sumido en un descalabro económico y social como el que se provocaría si es aprobado el proyecto de ley mediante el cual se pretende entregar el 30 por ciento de los Fondos de Pensiones a los trabajadores suspendidos por efectos de la pandemia.

Al dirigirse a los participantes en el encuentro, Juan Comprés, el líder de Los Peregrinos, llamó a los sectores sensatos del país a unirse en la lucha contra lo que definió como el “mamotreto de proyecto de ley que insisten en impulsar, con desenfreno y sin juicio equilibrado, los congresistas Pedro Botello y Ramón Rogelio Genao”.

“Como peregrinos de Moca, pero con visión nacional y conscientes del compromiso de luchar por el bienestar del país en su conjunto y prevenirlo de males y perjuicios mayores, estamos aquí en esta plaza, símbolo del patriotismo y del interés general, para exponer nuevamente un problema que nos preocupa por el impacto negativo que tendría si no es resuelto a tiempo y de forma definitiva”, indicó.

Dijo que Botello y Genao insisten en su proyecto y “todo porque solo les anima un propósito de proyección personal”, ya que las voces sensatas y equilibradas que desde diferentes

ámbitos de la sociedad han estado alertando sobre el peligro de disponer de los fondos, que a su juicio ha quedado demostrado con argumentos claros y contundentes.

Refirió que, como ya lo han advertido sindicalistas y representantes de diferentes sectores, realmente comprometidos con el bienestar de los trabajadores, este proyecto no es más que “un engaño porque en lugar de beneficiar perjudicaría a estos servidores y todo porque ni Botello ni Genao están interesados en lograr un objetivo social o humanitario”.

Asimismo, sostuvo que “tanto Botello como Genao se han valido de una engañifa para presentar con falsedades y mentiras el referido proyecto como una cuestión de reivindicación social, cuando en realidad es una iniciativa legislativa que perjudicaría sensiblemente a los trabajadores a la hora de su retiro”.

A seguidas preguntó: “por qué decimos esto, porque de aprobarse ese 30 por ciento que se quitaría a los fondos de pensiones, a los trabajadores se les pondría a pagar el costo de la crisis económica provocada por la pandemia y recibirían una pensión disminuida por efecto de lo que Botello y Genao tratan de presentan ahora como una conquista”.