NUEVA YORK.- Aparentemente esta ciudad estadounidense  estuvo “de fiesta” este fin de semana, luego de que las autoridades anunciaran la intervención de agentes policiales y del departamento de salud en dos celebraciones ilegales, donde la aglomeración de los invitados irrespetó la cantidad de personas admitidas en lugares cerrados, impuesto por las autoridades de la ciudad, que luchan arduamente para que sean cumplidas por la población.

La primera de esas celebraciones ocurrió la madrugada del viernes cuando una comunidad judía de Brooklyn, planeaba celebrar una boda con más de 10 mil invitados.

El gobernador Andrew Cuomo ofreció los detalles durante una rueda de prensa ofrecida este sábado, e indicó que la información sobre el hecho fue recibida después de que la Oficina del Alguacil del condado emitiera una advertencia contra la asistencia a un evento con una clara violación a los límites de personas en una reunión.

La otra actividad fue desmantelada en el condado de Queens, donde habían más de 215 personas aglomeradas y sin licencia para vender alcohol, según anunciaron las autoridades estatales a través de un tuit.

“El 17 de octubre, a la 1:37 de la madrugada los alguaciles adjuntos cerraron un evento de bar / fiesta ilegal dentro del Boulevard 106-09 Rockaway, en Queens: más de 215 personas, sin licencia de licor, almacenamiento y venta ilegal de licor, violación de órdenes de emergencia, 4 organizadores acusados de múltiples delitos penales ABC de salud”, decía el tuit.