SANTO DOMINGO.-
El abogado Namphi Rodríguez discrepó del ex-presidente de la Cámara de Cuentas, Andrés Terrero, en el sentido de que es ilógico que la Contraloría General de la República audite la gestión pasada del ex-presidente Danilo Medina.

Rodríguez, catedrático de Derecho Constitucional y Administrativo, dijo que el artículo 22 de la Ley 10-07, sobre Control Interno, habilita a la Contraloría General de la República no sólo para garantizar el debido manejo de la inversión de los recursos públicos, sino también que debe rendir cuentas de la gestión institucional.

“Eso quiere decir que la Contraloría combina potestades ex-ante y potestades ex-post en sus competencias. Así traza directrices para la buena práctica administrativa, al tiempo que también rinde cuentas a lo interno de la Administración sobre la gestión institucional”, dijo.

La Constitución dominicana ha previsto cuatro tipos de controles para la gestión y fiscalización de los fondos públicos: i) un control político, a cargo del Congreso Nacional, ii) un control interno, en cabeza de la Contraloría General de la República, iii) un control externo, que realiza la Cámara de Cuentas y, iv) el control social, que ejercen los ciudadanos en la medida que las leyes se lo permitan.

Todos estos controles se vinculan a través de una sinergia institucional que procura garantizar la transparencia y el buen uso del patrimonio público.