SANTIAGO.- A ritmo merengue y bachata y violando el distanciamiento social,  una multitud participó este  jueves en el sepeliodel ex teniente policial Fernando de los Santos (La Soga), muerto de múltiples impactos de bala por sicarios cuando se dirigía a su hogar en la comunidad de Gurabo.
En su residencia, en la carretera que comunica a Camp David, amigos y familiares colocaron canciones de amague de “El Barón de la Bachata”, debido a que era su artista preferido.
Los restos fueron sepultados en el cementerio nuevo de la comunidad La Ermita del sector Gurabo.Donde además de producirse merengue y bachata, fue celebrada una pelea de gallos, ya que el fenecido gusta de este deporte.
A pesar de las medidas dispuestas por las autoridades sanitarias, sobre la distancia física ante la pandemia, a la residencia acudió una multitud para solidarizarse con su actual esposa y sus hijos.
A Fernando de los Santos, de 49 años de edad, la Policía Nacional le atribuían la muerte de al menos 35 personas durante su labor policial cuando integraba parte del denominado escuadrón “El Equipo”, grupo que a lo interior de la uniformada se encargaba de ejecutar a supuestos delincuentes.
“Tal vez se hable muchas cosas de él, pero hay que decir que fue un hombre que ayudó en las necesidades a muchas personas, como el pagar recetas médicas. Sin importar quien fuera, La Soga le daba de comer o dinero al que viera necesitado”, dice Juan Inoa, amigo del ex oficial.