A un día de que Meghan de Sussex y el príncipe Harry abandonaran sus cargos como miembros de alto rango de la familia real, entraron en temas controvertidos en cuanto a su protección ahora que viven en Estados Unidos, pues el presidente Donald Trump informó que el país no pagará por su seguridad.
El presidente estadounidense, Donald Trump, a través de su cuenta de Twitter, informó que Estados Unidos no pagará por la seguridad del nieto de la reina Isabel ll y la actriz de “Suits”, pues es un admirador de la monarca.
“Soy un gran amigo y admirador de la reina y el Reino Unido. Se informó que Harry y Meghan, que abandonaron el Reino, residirían permanentemente en Canadá. Ahora han salido de Canadá para ir a Estados Unidos; sin embargo, Estados Unidos no pagará por su protección de seguridad ¡deben pagar!”, tuiteó Donald Trump.
Sin embargo, los duques de Sussex emitieron un comunicado diciendo que su seguridad se pagará en privado, por lo que descartan el hecho de que el país en el que ahora viven se haga cargo de su protección.
“El duque y la duquesa no tienen planes de pedir recursos de seguridad al gobierno de los Estados Unidos. Se han hecho arreglos de seguridad con fondos privados”, menciona un portavoz según Royal Central.
De esa manera fue como el hijo menor de Carlos de Gales y Lady Di y su esposa le responden al político norteamericano con quien han tenido diferentes conflictos.
El príncipe Harry y Meghan Markle anunciaron a principios de enero que darían un paso atrás como miembros principales de la Familia Real y que dividirían su tiempo entre el Reino Unido y América del Norte, además de independizarse financieramente.
Ayer los Sussex comenzaron una nueva vida, pues dejaron oficialmente sus títulos reales y sus deberes como miembros de la familia real.