https://picasion.com/

Alguna lección fuerte tenía que llegarnos. ¡Y cuidado!


Aunque muchos no corroboren, o estén de acuerdo, con el parecer aquí expuesto, la verdad es que, hay realidades indebidas, e innegables, que se dan entre los hombres (general), comparables con un “Sol de mediodía”, en términos fehacientes; y que, por tanto, requieren de algún tipo de remedio que resulte efectivo para su control, y hasta en pos de lograr una eventual erradicación total definitiva. ¡De provenir el Universo inmanifiesto, mejor!
Es evidente que, la sociedad mundial no debe seguir transitando por los mismos senderos degenerativos que hasta ahora; como, aquellos de la desobediencia alegre a los preceptos divinos conductuales, en que se incluyen, tantos los de carácter justiciero atinentes; como, los humanitarios de rigor, propiamente, entre hermanos terrenales.
Sí, esos que fueran dictados en su oportunidad por el Gran Arquitecto del Universo; y, que los hombres (general), deben observar siempre, para evitarse acarrear los karmas merecidos que devengan luego, los cuales les habrán de llegar en los momentos menos esperados.
Más que notorio se reporta el hecho de que, desde hace gran tiempo hasta la fecha, el mundo ha dado un giro de 360 grados, hacia lo degenerativo por completo, podría decirse sin temor a equivoco alguno. Es más, no sería osado expresar, qué lo racional pasó de moda.
Todo se atribuye a la mal asimilada modernidad en curso, que no necesariamente implica asumir las actitudes indebidas que se verifican entre la gente de hoy, que hasta de irracionales muchas de ellas se podrían catalogar.
La proclividad se ha mantenido intacta en tal sentido. Todos los mandamientos de carácter divino se violentan sin contemplación, queriéndose hacer las cosas conforme a la voluntad de los hombres, e ignorando la del Supremo Creador.
Todo hay que cambiarlo, y degenerarlo por completo. Muchos entienden que las prescripciones divinas generalizadas, como el ordenamiento mundial, al igual que las condiciones de convivencia humana, procedentes de Aquel – el Supremo Creador -, no tienen sentido; que solo es valedero lo terrenal.
Aquello de crecimiento espiritual de que tanto hablan los religiosos, como los esoteristas mismos también, ¿para qué?, sostienen muchos.  Vamos a buscar cuartos, sin importar los medios; de todos los bienes materiales posibles; a disfrutar de los placeres mundanales; a vivir el día a día. Es una concepción casi generalizadas entre los hombres del presente (general).
¡Creación de tribus sanguíneas (familias)! Eso es para complicarse la vida. Ahora menos, que hay libertad de selección en cuanto al sexo respecta; se elige el que se quiere, aun se tenga que modificar la economía física con que se nace.
A las mujeres le han hecho perder su valor esencial, en términos de los roles fundamentales asignados por la Naturaleza, a partir de las inducciones enmarcadas dentro del nuevo pensamiento de la mal asimilada liberación femenina, en que se esgrime la igualdad de sexo, por un lado, como la competencia abierta entre congéneres distintos, por el otro, para completar.
Muchas de ellas mismas se consideran iguales que los hombres, y que pueden competir de tú a tú con esos. Dejan de lado sus limitaciones muy propias, físicas, mentales, y emocionales. Algunos varones, para irrespetar lo debido, también están intentando parir, en procura de romper con el esquema natural dispuesto. ¡Oh, Dios mío!
Se debe ser reiterativo en que, la mujer es el ente más importante sobre el planeta Tierra, aunque no pocos opinen lo contrario; que no es así. Cocreadoras por excelencia con el Supremo; y, por supuesto, “eslabón” de equilibrio emocional dentro de las familias que se forman; que son las células primarias de toda sociedad. Su trabajo en los hogares con los vástagos, siempre es traslativo hacia esa.
Sin ellas, desempeñando sus roles principales, es obvio que la especie humana dejaría de existir. Están encargadas de la preservación y el aumento de esta, a través del trabajo de gestación que les toca realizar.
Ausente este maravilloso ser, tampoco fuera posible el tránsito de las entidades espirituales hacia el planeta Tierra, para convertirse en Almas, buscando la evolución requerida, a los fines de alcanzar el retorno definitivo a su Fuente de Origen. ¡Qué gran valor tienen las mujeres!
A la Madre Mayor, la Naturaleza, que no escapa de las desaprensiones humanas, por igual se le viene maltratando y deshonrando sin piedad alguna, olvidándose de que sus Elementos se inclinan por pasar factura a los hombres, cuando esos les hacen sentirse mal, En cualquier momento puede ocurrir la retaliación.
Para mayor ilustración en ese tenor, véanse los fragmentos que a continuación se transcriben, extraídos de un artículo que escribiéramos hace un tiempito ya.
“Los Seres de los Elementos (salamandras-fuego), (ondinas-agua), (silfo y las hadas-aire), (gnomos-tierra), fueron creados para servir a los hombres con Amor; pero, con demanda de reciprocidad por parte de esos últimos en el mismo orden (Amor, Gratitud y Bendiciones), según el Plan Divino previsto para los ellos. No obstante, ese deber humano, por lo que intuye, muy poco se honra”.

“Sí, la ingratitud y los malos pensamientos de los hombres terrícolas son los que más se advierten, promoviendo el que esos Seres Elementos se atormenten, y se resientan, al extremo que procuren en ocasiones “deshacerse de la impureza y la discordia que el hombre ha impuesto sobre ellos durante millones de años”, dicen los que saben mucho sobre el particular”.

“Lo hacen de ordinario a través de pestes, plagas, y fenómenos naturales de gran consideración que se experimentan: tornados, huracanes, maremotos, terremotos, pandemias, etc. En los pensamientos y sentimientos propios de la humanidad se encuentran las causas de todas las expresiones destructivas de estos Elementos”.

De acuerdo a lo expresado, cuando se asocia el papel de esos Elementos en el planeta Tierra, con lo que actualmente viene ocurriendo, destacándose como procedente, y muy necesario, el aislamiento social, en primer orden, como otras severas previsiones a adoptar en adición, las inquietudes aguijoneantes asaltan al más incrédulo. Cualquiera se preguntaría, ¿por qué?  En el presente, la gente hasta se tiene miedo entre sí -.  ¡Qué chocante, verdad!

Incluso, uno de los señalamientos bíblicos puntuales del maestro Jesús, se ha tenido que dejar de lado en estos tiempos: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. (Ver: Mateo 18-20).

¡Ahora, tampoco se puede hacer eso! Lo acabamos de ver, en el marco de los cultos religiosos alusivos a la Semana Santa última, entre otros actos masivos que de ordinario se celebran. ¡Todas las aglomeraciones de personas están prohibidas!

Concatenando juicios, u opiniones en relación con lo tratado, fácilmente se puede colegir que, el destructivo Covid-19, en curso actual, podría tener que ver también, en parte, con los “tormentos y resentimientos” de esos Seres, qué cobran, o retalian de vez en cuando. ¡Se la desquitan cuando se “enfadan” demasiado!

Los pensamientos y sentimientos nocivos a nivel de sociedad mundial, desde hace ya mucho tiempo, son innegables. ¡Piénsese en eso! A veces, las desobediencias al Supremo Creador, tienen un alto costo para la especie humana.

En razón de todo lo expuesto más arriba, creemos que, no solamente se debe estar haciendo, reflexionando, en la creación del letal virus referenciado, como obra de alguna de las potencias que se disputan la hegemonía mundial en todos los órdenes, como es de la creencia de algunos opinantes ligeros sobre el particular, basadas más bien en supuestos superficiales.

Y, más se podría hablar así, después de leer una información aparecida en el periódico digital, de fecha 15-4-20, “almomento.net”, titulada “EEUU dice evidencias dan a entender que origen de coronavirus es natural”, con su respectiva reseña al pie, de la cual se transcribe aquí la parte inicial:


WASHINGTON – “El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de EE.UU., el general Mark Milley, señaló este martes que todas las evidencias apuntan a que el origen del coronavirus SARS-CoV-2 es “natural”, aunque reconoció que los informes aún no son concluyentes”.

Luego, “¡Ojo al Cristo!” Es posible que el asunto no sea tan fácil de interpretar, como manejar; y, quizás, hasta puedan ir algo más lejos las puniciones kármicas acarreadas constantemente por la sociedad del mundo. ¡Esperar, solo resta!


Autor: Rolando Fernández
Fuente: [ + ]
SI TE GUSTA NUESTRO TRABAJO DI PRESENTE CON UN "ME GUSTA" .


-

SOYDEMAO.COM - NOTICIAS

    DEJA UN COMENTARIO
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies más lnformación