El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha dicho el miércoles a la cadena CNBC que el Gobierno está trabajando para que salga adelante una propuesta de estímulo fiscal que mantenga la liquidez. Es decir, que haya dinero, en los hogares y los negocios para evitar un desempleo masivo.

La falta de ingresos “no es culpa de nadie”, explicaba Mnuchin, por eso el Gobierno está negociando con el Congreso un paquete de medidas valorada en $1.2-$1.3 billones (trillion en inglés) que incluya el envío de cheques o depósitos directos de $1,000 ó $2,000 por hogar, con un costo de $500,000 millones solo estos pagos directos. Además,  se estudia un paquete de $300 mil millones para ayudar a los pequeños negocios para evitar despidos.

Los cheques o depósitos llegarán en dos plazos y está previsto que el primero llegue la primera semana de abril (el día 6) si el paquete de ayuda es aprobado. Los pagos estarán basados en los ingresos y el tamaño de las familias.