El cerdo mutante nace con una piel perfectamente lisa y una trompa como un elefante.