El Instituto de Auxilio y Viviendas (INAVI) vendió a precios de vaca muerta cinco inmuebles que eran propiedad de Construcciones Ozama, una compañía que en la época de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo se dedicó a ejecutar la política social habitacional para personas de escasos recursos. (Seguir leyendo aquí…)