SANTO DOMINGO.-Familiares y amigos de Miguel Ángel Galván, de 24 años, negaron este miércoles que fuera un atracador, o haya acudido al sepelio de Mariela Rincón a atracar como informó la Policía Nacional. 
Sostienen que Galván era un joven trabajador, que se dedicaba a prestar dinero y que era el “sustento de la casa”.
Indicaron además que era un padre de familia con 3 hijos y al momento que fue ultimado por la Policía Nacional andaba con uno de ellos.
Al hablar con periodistas de Listín Diario, tras su sepelio en el Cristo Salvador, indicaron que la Policía Nacional le disparó dos veces por la espalda en presencia de uno de sus hijos y que al llegar al Hospital Darío Contreras su cuerpo presentaba seis disparos.
También declararon que a la hora de su muerte andaba con alrededor de RD$40,000 pesos, formularios de préstamos y cadenas, y que cuando le entregaron el cadáver “no tenía absolutamente nada”.
La familia de Galvan expresó que a este lo han matado dos veces, primero moral y luego físicamente por lo que no se detendrán y harán todo lo posible para clamar justicia.
A la hora de su sepelio sus familiares y amigos lloraban desconsolados, mientras algunos de ellos rociaban el ataúd con bebidas alcohólicas. 
El joven fue enterrado la tarde de miércoles en el cementerio Cristo Salvador, a las 6 de la tarde.
Su deceso se produjo el martes en horas de la mañana, en una persecución policial que se inició en el sepelio de la joven Mariela Rincón de 17 años, asesinada la madrugada del pasado lunes a manos de dos adultas en el negocio D' Calle Drink.